Foro sobre nobleza, historia, personalidades y las artes
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  Temas del díaTemas del día  

Comparte | 
 

 Descendencia del emperador Agustin I de Iturbide de México

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
kaiserina
Príncipe/Princesa
Príncipe/Princesa


Mensajes : 12230
Fecha de inscripción : 07/04/2011
Localización : C.A.B.A.

MensajeTema: Descendencia del emperador Agustin I de Iturbide de México    22/3/2012, 13:23

Trás la trágica muerte del emperador Agustín I de Iturbide su herencia pasó a su hijo mayor y príncipe imperial.

Nacido en Valladolid el 30 de septiembre de 1807, Don Agustín Jeronimo el príncipe imperial contaba quince años cuando se vio elevado a la dignidad de príncipe heredero de la tierra que lo vio nacer.


De manera vertiginosa debieron de pasar ante él las escenas de la proclamación de su padre como emperador, la solemne coronación cuando él mismo se había convertido ya en importantísimo personaje del Imperio; la sesión inaugural de la Orden de Guadalupe, cuando su padre le condecoró como príncipe imperial; el bautizo de su hermano el príncipe Felipe, del que fue padrino...

Antes de regresar a México, su padre le dejó estudiando en el colegio de Ampleforth, la famosa escuela anglo-católica romana en Yorkshire, y se despidió con una carta en la que le recomendaba ser "un buen hijo, un buen hermano, un buen patriota para desempeñar dignamente los cargos que la Providencia divina te destina". Se adivinaba de su lectura que Iturbide soñaba en que algún día México podría quizás volver los ojos hacia su primogénito.

A los veinte años, Agustín pasó a Colombia donde permaneció hasta 1830 a las órdenes del libertador Simón Bolívar, de quien fue nombrado ayudante, y que lo estimaba mucho.

Pero Bolívar, que sólo deseaba amparar a un joven valiente en desgracia, ante una reclamación del ministro de Relaciones Exteriores mexicano, mandó decir que "calmase el ánimo, pues este asunto no le competía por mil razones".

Iturbide, joven de una serenidad notable para su edad, acompañó a Bolívar hasta los últimos momentos de su vida. En el informe oficial sobre la muerte del héroe (Boletín de la Academia Nacional de la Historia, no 104. Caracas) se explica que "jugó a la manilla, apoyado en su edecán Iturbide... que a poco le ayudó a subir la escalera antes de acostarse".

Bolívar falleció el 17 de diciembre de 1830 y Agustín Jerónimo regresó a su patria. El Congreso mexicano había levantado la proscripción de la antigua familia imperial y en marzo de 1831 el ex príncipe heredero fue nombrado secretario de la legación de México en Estados Unidos, con un sueldo de 3.500 pesos anuales; desempeñó el cargo hasta el 29 de marzo de 1833. Al día siguiente fue trasladado a Londres con el mismo sueldo y en 1835 pasó a desempeñar las funciones de encargado de negocios, hasta 1838.

Refieren algunos historiadores que Agustín Jerónimo luchó como ayudante del general Valencia durante la guerra con Estados Unidos, y que en la batalla de Padierna se puso al frente de los soldados del regimiento de Celaya, del que fue jefe su padre, y les arengó, diciéndoles: "¡Conmigo, muchachos: mi padre fue el padre de nuestra independencia!". Pero como Agustín Jerónimo y el menor de sus hermanos -el nacido cuando ya doña Ana María era viuda y se hallaba desterrada, llevaban el nombre de Agustín, resulta que todos esos ilustres historiadores han sufrido un error y el episodio anterior hace referencia no al primogénito del emperador, sino al hijo postumo, que fue quien sirvió en las armas mexicanas y luchó en la guerra mencionada, mientras su hermano se dedicaba a la diplomacia.

Agustín Jerónimo, el príncipe imperial, no contrajo matrimonio y falleció en Nueva York el 11 de diciembre de 1866; fue enterrado en Filadelfia junto a su madre.

Volver arriba Ir abajo
kaiserina
Príncipe/Princesa
Príncipe/Princesa


Mensajes : 12230
Fecha de inscripción : 07/04/2011
Localización : C.A.B.A.

MensajeTema: Re: Descendencia del emperador Agustin I de Iturbide de México    22/3/2012, 13:49

Con la muerte del príncipe imperial la sucesión del trono hubiera pasado normalmente al hermano del príncipe, Don Ángel de Iturbide (Santiago de Querétaro, Querétaro Arteaga; 2 de octubre de 1816 - Ciudad de México; 21 de julio de 1872).

El 13 de setiembre de 1865, cuando aún vivía su hermano mayor y Vicepresidente de la Orden de Guadalupe, Angel, renunció a sus pretensiones al trono en favor de su hijo único Agustín de Iturbide y Green, quien había sido adoptado por el Emperador Maximiliano I de México.


Agustín de Iturbide y Green

El 15 de septiembre de 1865 Maximiliano emperador de México concluye en acuerdo con la família por el cual adquiere la adopción de los nietos del emperador Augustín.


Agustín de Iturbide y Green (Washington, Estados Unidos 2 de abril de 1863 - Id., 3 de marzo de 1925) fue hijo único de Ángel de Iturbide (quinto hijo de Agustín de Iturbide) y de su esposa estadounidense Alicia Green.

Maximiliano de Habsburgo, que no tenía descendencia, con el objetivo de unificar la dinastía del primer y el segundo imperio mexicano lo adoptó como heredero a los tres años de edad, le otorgó el título de Príncipe de Iturbide y lo colocó en primer lugar en la línea de sucesión, la adopción se realizó al tiempo de la de su primo Salvador de Iturbide y Marzán de dieciséis años de edad, que aún siendo mayor como era hijo de un octavo hijo del Emperador Agustín I de México, se le coloca como segundo en la línea sucesoria, aunque también se le otorga el título de Príncipe Iturbide, el 13 de septiembre de 1865.


Trás haber sido abolido el Segundo Imperio Mexicano en 1867, sus padres biologicos lo enviaron a estudiar a Inglaterra, Don Agustín fue educado en San Michele y en la Escuela de Ascot. Él luego asistió a la Universidad Georgetown donde se graduó con un título en filosofía. Fue noticia en muchos periódicos que durante su estancia en Europa él disfrutó de todas las ventajas sociales que se le daban a un príncipe imperial.

Regresó a los Estados Unidos para estudiar en la Universidad de Georgetown, donde obtuvó un título en filosofía. Justo después de haberse graduado, regresó a México en donde siguió la carrera militar en el ejército mexicano, pero después de haber publicado su inconformidad al régimen dictatorial del General Porfirio Díaz, fue arrestado y prisionero por sedición durante 11 meses y cuando fue liberado lo exilió de México confiscando sus extensas propiedades.


Don Agustín en su exilio fue a Washington DC. Y fue por muchos anos profesor de francés y castellano en su vieja alma mater, la Universidad de Georgetown. Siguiendo sus 11 meses de encierro y su subsecuente exilio Don Agustín sufrió un severo colapso nervioso. Algunos anos más tarde su condición nerviosa regresó y se convenció a sí mismo de que el gobierno mexicano estaba arreglando su asesinato. Esta obsesión progresivamente empeoró y eventualmente lo llevó a un colapso psicológico total.


Junto a su madre

Contrajo matrimonio, en primeras nupcias, en 1894 con Lucy Eleanor Hatchett (1862-1940) y en segundas en 1915 con María Luisa Kearney (1872-1967), pero no tuvo descendencia de ninguno de sus dos matrimonios.

Murió en Washington el 3 de marzo de 1925. Sus restos fueron sepultados en la iglesia de San Juan Evangelista en Filadelfia.




Volver arriba Ir abajo
kaiserina
Príncipe/Princesa
Príncipe/Princesa


Mensajes : 12230
Fecha de inscripción : 07/04/2011
Localización : C.A.B.A.

MensajeTema: Re: Descendencia del emperador Agustin I de Iturbide de México    22/3/2012, 14:00

Don Salvador de Iturbide, príncipe de México, nació en la ciudad de México, hijo del emperador Agustín, octavo hijo y tercer varón. Don Salvador fue adoptado y nombrado coheredero (segundo en la línea) al lado de su primo Don Augustín de Iturbide por el emperador Maximiliano en 1865.


18 de Septiembre de 1849, Mexico - 26 de Febrero de 1895, Ajaccio, Corcega)

El hermoso Salvador de Iturbide
Por Juan Balanso

Salvador, el segundo de los Iturbide elevado oficialmente a la categoría de príncipe por Maximiliano, teniendo en vista su posible, había sido enviado, como se recordará, a Europa pues a sus quince años podía facilitársele una amplia educación. El embajador de México en París, José Hidalgo, informaba satisfecho en uno de sus despachos a los emperadores:

Cuando sale del colegio vive conmigo, nada gasta, y es muy dócil. Por fortuna el príncipe me quiere bien y me escucha, razona y cede. El otro día entramos a fondo en el tema de lo que Su Majestad está haciendo con él e hice resaltar todo lo que debía a la bondad del Emperador, cómo le correspondía, entre otras cosas, estudiar más y más para hacerse digno de la confianza en él depositada; le hablé de la necesidad de no envanecerse y la de seguir mostrándose en todo y con todos afable, digno, circunspecto y benévolo, y elevarlo todo a Dios y al Emperador. El Príncipe tiene buena índole y es preciso hacerle la justicia de que se siente muy agradecido y de que no ha perdido la actitud natural de su edad. Tiene mucho amor propio, y de él me sirvo para dirigirle.

En agosto de 1866, el joven príncipe recibió en la estación de París a la emperatriz Carlota, quien llegaba para entrevistarse con Napoleón III y pedir auxilio para el Imperio que se derrumbaba.

Tras la tempestuosa entrevista, Carlota se retiró con Salvador y otros mexicanos de su séquito a su castillo de Miramar, cerca de Trieste, y permaneció allí unas semanas con sus invitados, antes de regresar a México. La soberana pudo apreciar las cualidades de Salvador, de quien se deshizo en elogios ante Maximiliano. Se decidió que el joven ingresaría en la academia militar de Saint-Cyr enseguida. Escribía Salvador a su tía Josefa:

Hace diez días que me retiraron del colegio de Sainte-Barbe. Pienso ir donde el emperador está (sic. esto es, a México), le diré que la predisposición que la nación francesa tiene contra la nuestra y contra él en particular, no permite que yo siga en ella y le pediré que me dé un puesto cualquiera en el ejército.

Pero la situación política no permitió el viaje del príncipe a su patria. Cayó el Imperio de Maximiliano y, que sepamos. Salvador residió luego en Europa toda su vida. Muerto el emperador, las cortes de Viena y de Bélgica le señalaron, como hijo adoptivo del finado, un pensión para vivir con decoro.

Era la época en la que se peleaba por la unidad de Italia y los Saboya y Garibaidi ya habían logrado destronar al rey de Napóles, al duque de Parma, al duque de Módena y gran duque de Toscana, despedazando el magnífico mosaico de estados que presentaba la península Itálica. Los unitarios amenazaban Roma. Allí, el cuerpo de los zuavos pontificios estaba llamando la atención del mundo católico, pues se distinguía por su valor; estaba compuesto por jóvenes de la nobleza de Francia, España, Hungría, Polonia, Portugal, unidos en defensa del Papado.

El príncipe Salvador, sin pensarlo dos veces, se enroló en enero de 1868 como simple soldado en el cuerpo de Dragones Pontificios, rechazando un grado militar que el general Kansler, jefe del ejército de la Santa Sede, recordando que el fusilado Maximiliano había sido padre adoptivo y tutor del príncipe, le ofreció.

La entrada de las tropas saboyanas en la Ciudad Eterna en septiembre de 1870, puso fin a la independencia de los Estados Pontificios y con ella al ejército del Papa, que quedó reducido a unos simples cuerpos decorativos. El joven Salvador fue internado en el campo de prisioneros de Alessandria, pero la embajada de Austria se interesó por su liberación y el príncipe se instaló en Venecia (entonces parte del Imperio austro-húngaro).

En el cuerpo de zuavos Salvador había intimado con el infante don Alfonso Carlos de Borbón, hermano del rey carlista Carlos VII.

El infante le presentó a su hermano y nació entre el pretendiente español y el príncipe mexicano, de edades semejantes, una amistad que duraría toda la vida. En sus memorias Veinte años con Don Carlos, testimonia el conde de Melgar, secretario del rey proscrito:

El mayor amigo que tuvo en Venecia Don Carlos fue el príncipe don Salvador de Iturbide, nieto del emperador Agustín de México, que venía diariamente al palacio de Loredan y acompañaba a Carlos VII casi todos los días al Lido. El príncipe de Iturbide era, después de Don Carlos, uno de los hombres más hermosos que yo he visto, lo cual fue causa de que, en su primera juventud, mientras servía en el Ejército Pontificio, fuese el héroe de muchas aventuras galantes, pues todas las señoras de la aristocracia romana se lo disputaban.

Sigue contando Melgar que «Salvador no tenía fortuna personal, pero disfrutaba de una pensión que le había signado el emperador Francisco José para honrar la memoria de su hermano Maximiliano, reconociendo al mismo tiempo a los dos príncipes de Iturbide como príncipes austríacos, con el tratamiento de Altezas».

Un periodista norteamericano escribió por entonces en la revista The Worid, de Nueva York:

Como republicano, debo reconocer que es una desgracia que este tipo sea un príncipe, no sólo por nacimiento, sino también por adopción... Tiene hermoso físico, y no sólo es un experto en deportes y ejercicios varoniles, sino espléndidamente versado en idiomas. Cuando sirvió en el ejército del Papa era conocido por las damiselas de Roma como «el bello Dragón». Siempre llevaba en el bolsillo una gran moneda mexicana, de oro, con el perfil de su abuelo, con el que guardaba estrecho parecido.

Carlos VII, que apreciaba mucho a Salvador, le enviaba notas íntimas. Al regreso de un viaje del pretendiente a México, le escribió un billete entusiasta que reproducimos fotográficamente: «Si no fuese español, quisiera ser mexicano», y el 4 de noviembre de 1882, le concedió un alto honor:

Mi querido Salvador:
Siento no haberte conocido durante la guerra (carlista) pues sé que hubieras sido un buen soldado y un leal defensor de mi causa, pero te he conocido en el destierro y he encontrado en ti un verdadero amigo. Hoy es el día de mi santo y te envío, juntamente con este billete, una medalla de Carlos VII, de las mismas que distribuía a mis heroicos voluntarios durante el combate. Llévala como un recuerdo mío y si alguno te dice que no puedes ostentarla oficialmente, contesta que nadie puede avergonzarse de ser cortesano de la desgracia.
Tu afectísimo, CARLOS


El guapo Salvador cayó finalmente en las redes de la deslumbrante baronesa húngara Gisela Mikos de Tarródháza, con la que se casó el 21 de junio de 1871 en el castillo de Mikos en Hungría. Tuvieron tres hijas, las princesa María Josefa (nacida en 1872), María Gisela (nacida en 1874) y María Teresa (nacida en 1876).

En febrero de 1895, encontrándose de viaje turístico en Ajaccio (Córcega), Salvador falleció repentinamente a la edad de 45 años. Sus restos fueron trasladados al cementerio de San Miguel, en Venecia —residencia habitual de la familia— y en su sepultura figuran las armas principescas de los Iturbide.


Su viuda, doña Gisela, volvió a contraer matrimonio, cinco años más tarde, con el conde. Emil Jenison-WaIworth, de quien también enviudó. Ella falleció en Austria en 1921, a los setenta y cinco años.

Volver arriba Ir abajo
kaiserina
Príncipe/Princesa
Príncipe/Princesa


Mensajes : 12230
Fecha de inscripción : 07/04/2011
Localización : C.A.B.A.

MensajeTema: Re: Descendencia del emperador Agustin I de Iturbide de México    22/3/2012, 14:14

Doña Josefa de Iturbide, fue la cuarta hija del emperador Agustín I. Nunca se casó y fue el único miembro de la familia imperial que tuvo permitido vivier en México.
Cuando Maximiliano adoptó a sus dos sobrinos fue nombrada su aya.


22/12/1814 - 05/12/1891

Se había conquistado la simpatía de los emperadores, que le escribían, por ejemplo:

Mi querida Pepa:
Tenga usted la bondad de venir con nosotros a misa a la una menos cuarto. Le ruego acuda con mantilla o velo de encaje a la mexicana, que tenemos costumbre de llevar siempre el domingo.
Su buena prima,
CARLOTA


En el decreto del Emperador de 16 de septiembre de 1865 “La tía Pepa”, era distinguida con otro honor:

Palacio Imperial de México

Querida prima:
Queriendo haceros patente nuestro particular afecto, tenemos el gusto de enviaros por la presente las insignias de la Gran Cruz de Nuestra Orden Imperial de San Carlos.
Recibid los sentimientos de aprecio con que somos sus afectísimos.
MAXIMILIANO Y CARLOTA


Sólo cuando las tropas francesas, que apuntalaban el trono de Maximiliano, según los proyectos de Napoleón III, se dispusieron a dejar el país, Josefa, tras consultar con palacio, se resolvió a abandonar México y empezó a ocuparse de su partida para Europa.

La relación entre Josefa y la emperatriz viuda, Carlota, se mantuvo siempre —hasta la demencia total de ésta— en términos amistosos, y cariñosos. El 23 de abril de 1868 escribía desde Bélgica la ex soberana:

Mi queridísima amiga:
Le mando un recuerdo de nuestro amado emperador, porque sé que es usted digna de poseerlo. Le adjunto otros dos para sus sobrinos, Salvador y Agustín, de quienes fue tutor, y cuando el segundo sea mayor, estoy segura que lo apreciará.
No necesito decirle cuánto gusto me dio saber de la pensión regular que recibe Salvador, del pequeño Agustín y las demás noticias que me dio usted. Le adjunto también una pequeña medalla de plata, que bendijo el Papa, y le suplico la use en recuerdo mío y de nuestra madre universal. Confío en que tendrá usted la amabilidad de mandar las otras dos, en mi nombre, a Agustín y Salvador, y espero que ambos la usarán como recuerdo mío y para que queden bajo la protección de la Santísima Virgen.
Quedo, mi querida amiga, su afectísima amiga y prima,
CARLOTA


El fallecimiento de la anciana princesa, que contaba 81 años, ocurrió el 5 de diciembre de 1891 y El Tiempo, diario de México, publicó la noticia siguiente:

Ha fallecido doña Josefa de Iturbide, la única de todos los hijos del emperador Agustin de Iturbide que sobrevivía.
Sus postreros años los pasó en esta capital, enteramente retraída, saliendo pocas veces de su habitación del Hotel Comonfort, donde habitaba.
Vivía acompañada de criadas. Su carácter era grave, como era natural, no pudiendo olvidar el crimen inicuo que la hizo huérfana.
Varios gobiernos hicieron justicia a la princesa Iturbide, decretando se le pagase una regular pensión, que era el único recurso con que contaba. Josefa y la llenó de atenciones.
Duró pocos días la gravedad, aunque llevaba tiempo de padecer algunos males. Expiró como creyente, con todos los sacramentos de la Iglesia.
Pocos amigos concurrieron al entierro. El cortejo fúnebre fue modesto y sencillo, quedando inhumado su cuerpo en el Panteón de la Villa de Guadalupe.
¡Quiera el cielo que la muerte de la última hija del hombre a quien debemos patria destruya para siempre el injusto odio que ficticiamente se excita en las clases ignorantes contra el nombre esclarecido de Iturbide, y que el abandono en que murió su última hija sea la última manifestación de la injusticia de México para con la familia de su más grande héroe!





Volver arriba Ir abajo
kaiserina
Príncipe/Princesa
Príncipe/Princesa


Mensajes : 12230
Fecha de inscripción : 07/04/2011
Localización : C.A.B.A.

MensajeTema: Re: Descendencia del emperador Agustin I de Iturbide de México    22/3/2012, 15:00


Maria Josepha Sophia de Itúrbide, (29 de Febrero de 1872 – Noviembre de 1949)

María Josepha nació en el castillo Mikosdpuszta (Austria - Hungría), era hija de Salvador de iturbide y Marzán y su esposa la baronesa Gizella Mikos de Tarrodháza.

En 1881 cuando Maria Josepha era una quinceañera, la familia se mudó a Venecia.




El 12 de marzo de 1908, en Rumanía se casó con el Baron Johann Tunkl von Aschbrunn und Hohenstadt (12 de Julio de 1872 – 10 de Mayo de 1915), con quien tuvo dos hijas:

Baronesa Maria Anna (1909 - 1999) (soltera)
Baronesa Maria Gizela (1912–1981) casada con el conde Gustavo von Götzen

Luego de quedar viuda, el 14 de abril de 1923 se casa en segundas nupcias con Charles de Carriere (24 de Noviembre de 1875 – Noviembre de 1949), no habiendo hijos en esta unión.

Luego del fallecimiento en 1925 de su tío Agustín Iturbide y Green, sin herederos, pasa a ser la cabeza de la Casa Imperial.

Era modesta y muy religiosa, no participó en ningún papel político.

A pesar de su muy avanzada edad el gobierno comunista romano, durante la 2 Guerra, la internan a ella y a su segundo esposo como enemigos de clase pública, en un campo de concentración. Ella y su esposo mueren bajo misteriosas y sospechosas circunstancias poco después en noviembre de 1949.

Su heredero, acorde a su deseo y a su testamento y con el consentimiento de sus dos hijas fue su único nieto, Don Maximiliano de Götzen Iturbide.



Volver arriba Ir abajo
kaiserina
Príncipe/Princesa
Príncipe/Princesa


Mensajes : 12230
Fecha de inscripción : 07/04/2011
Localización : C.A.B.A.

MensajeTema: Re: Descendencia del emperador Agustin I de Iturbide de México    22/3/2012, 15:19

El conde Maximiliano Gotzén-Iturbide ha sido jefe de la Casa Imperial por casi cincuenta años, pero no desempeña ningún papel político y no actúa como activo aspirante a un trono, aunque se sabe depositario de una tradición histórica que respeta mucho.

Reside en la localidad australiana de Perth, donde es un conocido hombre de negocios. La dinastía de Iturbide se perpetúa en su persona y descendencia.

El conde Maximiliano Götzen-Iturbide (apellido oficializado por decreto del Real Ministerio del Interior húngaro), nacioó en Beszterce el 2 de marzo de 1944 y se casó en Melbourne en 1990 con Ana María von Franceschi, de nobleza ítalo-magiar, de la que tiene dos hijos, un hijo varón, Fernando Götzen-Iturbide, nacido en 1992 y heredero de la familia imperial mexicana y una hija Emanuela Götzen-Iturbide nacida en 1998

Volver arriba Ir abajo
kaiserina
Príncipe/Princesa
Príncipe/Princesa


Mensajes : 12230
Fecha de inscripción : 07/04/2011
Localización : C.A.B.A.

MensajeTema: Re: Descendencia del emperador Agustin I de Iturbide de México    16/5/2012, 01:17


El conde Maximiliano Gotzén-Iturbide
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Descendencia del emperador Agustin I de Iturbide de México    Hoy a las 08:35

Volver arriba Ir abajo
 
Descendencia del emperador Agustin I de Iturbide de México
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Obama "El emperador desnudo"
» Teoria de Maquinas Electricas - Gutierrez Paucar, Agustin
» San Agustin de Hipona
» 4. SI EL EMPERADOR HABLARA...
» Emperador Maximiliano de Mèxico ¿ fue fusilado ?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Coronas Reales :: HISTORIAS DE AQUÍ Y DE ALLÁ :: Crónicas Americanas-
Cambiar a: