Un magnate árabe compra la casa de los Urdangarín